Hablando de psicoterapia infantil

Psicología y psicoterapia infantil

Hablando de psicoterapia infantil

La primera etapa de la vida de los niños es crucial y dependiendo de lo que ocurra en ella, marcará su vida en etapas posteriores. Es por esta razón que es necesario dar la importancia necesaria a su salud emocional.

Con frecuencia, la niñez se asocia con la felicidad absoluta, con el bienestar y la ausencia de problemas. Sin embargo, se trata de un estereotipo que poco tiene que ver con la realidad ya que los niños también tienen sufrimientos y problemas como muestra, por ejemplo, el fracaso escolar, el acoso en el colegio o las dificultades para hacer amigos.

Todo ser humano en situación de ayuda emocional puede encontrar en la psicología una herramienta de ayuda para recuperar la felicidad y solucionar el conflicto. Por ello, los niños también pueden necesitar hacer terapia psicológica ante un problema concreto que no pueden gestionar por sí mismos y los padres se sienten desorientados sobre cómo actuar.

La psicología infantil es una herramienta que está a la disposición de todos los padres y educadores para ayudar a los niños a resolver los conflictos que desequilibran su bienestar. La psicología infantil estudia los comportamientos de los niños hasta que son adolescentes.

Los niños también son muy vulnerables ante situaciones de conflicto que se viven en casa, por ejemplo, discusiones constantes por parte de los padres, problemas económicos, muerte de un familiar o un divorcio. Son situaciones que pueden desencadenar en el niño reacciones de ira constante o tristeza profunda que pueden requerir de la ayuda de un profesional. Otro rasgo que debe servir para dar la voz de alarma es observar en el niño cambios bruscos de humor o un cambio de conducta drástico respecto de su modo de ser habitual.

La psicología infantil parte de la premisa de que todo malestar emocional tiene una causa que conviene identificar para poder hallar un remedio. Cuanto antes se pide ayuda profesional, antes se puede ayudar al niño a recuperar su bienestar, de lo contrario, el problema aumenta de forma notable y el malestar también.

Algunos factores importantes que pueden afectar el desarrollo emocional posterior y la personalidad de un niño y tener potenciales efectos a largo plazo son:

1. Pérdida o ganancia de un amigo o amigos

2. Sensaciones físicas o corporales memorables

3. Separación en la familia o divorcio de los padres

4. Abuso o violencia doméstica

5. Molestia sexual o abuso

6. Experiencias de aprendizaje tanto en el juego como durante el estudio

7. Experiencias / eventos personales que evocaron fuertes emociones de miedo, alegría, tristeza, etc.

8. Accidentes o enfermedades experimentados u observados

9. Muerte de familiares, vecinos o personas cercanas

10. Cambio de residencia o traslado

11. Relaciones emocionales con amigos, maestros o miembros de la familia

12. Éxito o fracaso personal en la escuela

13. Influencia de películas, historias o libros

14. Calamidades naturales como terremotos, inundaciones, hambrunas, etc.

La principal tarea que tenemos los psicólogos infantiles es la de identificar los problemas en los niños, las posibles causas que desencadenan sus reacciones y proporcionar herramientas y soluciones, entre las cuales se encuentran:

Ayudar a aumentar la comprensión de la familia y los padres. Los padres no nacen con un manual que enseñe cómo criar a los niños, por lo que es habitual que reaccionen incorrectamente ante muchas situaciones. Los psicólogos ayudamos a evitar actitudes erróneas.

Apoyo ante las situaciones difíciles. Algunas situaciones difíciles, como el acoso escolar, el divorcio de los padres o la mudanza a una vivienda nueva pueden desarrollar malestar emocional en los niños. Los psicólogos ofrecemos técnicas para ayudarlos a enfrentar toda clase de eventos estresantes.

Estimular la autoestima y el talento en los pequeños. Los psicólogos informamos acerca del potencial que posee el niño y orientamos a los padres/educadores sobre cómo ayudarlo a sentirse mejor y más tranquilo emocionalmente.

Un niño comprendido, bien guiado y apoyado, será un niño mejor preparado para enfrentar los retos y dificultades de la vida. Asimismo, será un ser humano mucho más completo y con mayores posibilidades de éxito.

Amparo Vizoso García
Psicóloga Colegiada G-4056

 

Etiquetas:
,
Sin comentarios

Publica un comentario